6 abr. 2013

Tess D'Urdeville




Hace relativamente poco acabé otro clásico, este menos conocido a mí parecer. Se trata de "Tess D'Urdeville" de Thomas Hardy, escritor de la segunda mitad del siglo XIX. En esta triste historia, marcada por la fatalidad se nos presenta a la dulce e ingenua Tess, una muchacha joven con toda la vida por delante que se verá arrastrada por la desgracia sólo por el hecho de haber nacido pobre y en una sociedad rural todavía puritana y cerrada. 


La desgracia de Tess comienza cuando su padre, un labriego inculto y algo borrachín se entera por medio de un cura que su familia desciende de un gran linaje de la nobleza ya desaparecido como son los D'Urdeville y que su apellido Durbeyfield es una degeneración del original. Esta información, que no deja de ser anecdótica, se convierte en la culpable de la desgracia de Tess cuya madre al enterarse de esto ve la oportunidad de colocar a su hija al servicio de una familia que lleva ese apellido presuponiendo que son parientes lejanos. Pese que a la pobre Tess no le parece muy buena idea pero sabiendo que es una oportunidad para ayudar a su familia, se dirige a la casa de esta familia donde se encontrará con su desgracia; su madre le ha allanado el camino para quedar marcada a los ojos de la sociedad victoriana. A partir de ahí, Tess tendrá que vivir con el peso de su desgracia y aunque haya momentos en que se atisben rayos de felicidad estos quedarán sepultados por la culpa y la resignación a la fatalidad.


La Lechera,Julien Dupré



Pobre Tessi, marcada por la mancha de la deshonra y sin poder obtener el perdón de una sociedad marcada por la estratificación y la hipocresía. Sin duda nos encontramos ante un personaje desgraciado pero con el que no puedes dejar de encariñarte por lo que tiene de noble y de inocente. Sin duda es una novela dura, por eso cuando la protagonista disfruta de algo de felicidad relacionada con su preciosa relación con Ángel, sientes un cierto alivio y saboreas ese amor sin querer pensar en ese pasado que tanto pesa en su conciencia.


La novela no tiene un final feliz por lo que te deja ese poso amargo de frustración ante una suerte para nada merecida. Sin embargo ha merecido la pena conocer a esa "mujer pura" con la que Hardy subtituló su historia y que es una especie de alegato contra la injusticia que sufre la joven por su condición de mujer y pobre.



4 comentarios:

  1. Caray, pues sí que es triste, sí... y encima para que acabe así de mal. Hay que elegir bien el momento de leer este libro, porque si me pilla sensible ya la hemos liado, jeje!

    ResponderEliminar
  2. Puede ser duro pero eso lo hace más interesante porque muestra bien la vida real aunque se trate de una historia ficticia. ¿Cuantas páginas tiene aproximadamente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Boris,
      La novela tiene unas 500 páginas aproximadamente pero es fácil de leer.

      Eliminar
  3. Hola preciosa! No conocía este libro y me han dado muchas ganas de leerlo, aunque sea triste, hay historias tristes que nos enseñan mucho, de la naturaleza humana y de aprovechar al máximo los buenos tiempos.

    He estado cuatro meses muy desconectada de internet y del mundo bloguero, pero me hace muy feliz estar de vuelta y poderte leer. Muchos besitos mi Vane maravillosa!

    ResponderEliminar

Comparte tus impresiones conmigo.