15/3/2014

Cambios

Ya empieza a aparecer tímidamente el buen tiempo y el aire se llena de esencia a Primavera así que no me resisto a cambiar mi cabecera por una más primaveral.

Esta obra impresionista se titula "Lotus Lillies"(1888)  de Charles Courtney Curran.



4/1/2014

Ernest & Célestine, cuando las diferencias no importan.

No conocía esta historia pero una amiga mía me comentó de su existencia gracias a una de esas rara avis que son los programas de cine que aún resisten en alguna cadena de televisión. Gracias a ella, he descubierto una pequeña joya del cine de animación europeo, concretamente de nacionalidad francesa que no puedo dejar de recomendaros. Se trata de la película Ernest et Célestine, una preciosa historia llena de ternura y amor,con un claro mensaje de superación de las diferencias y prejuicios establecidos. 


Un bello canto a la amistad protagonizado por un enorme oso llamado Ernest, que vive en la indigencia y se busca la vida haciendo de hombre orquesta y una pequeña ratoncita llamada Célestine de gran sensibilidad y que adora pintar. 

Ambos viven en mundos separados, los oso en la superficie y los ratones en el mundo subterráneo. Ambos se conocerán de forma casual cuando la pequeña Célestine en una de sus incursiones nocturnas al mundo de los osos para conseguir dientes- puesto que se espera de ella que sea dentista y no pintora- se queda atrapada dentro de un cubo de basura, por lo que será encontrada por Ernest quién acuciado por el hambre rebusca entre los desperdicios de los osos de clase media para llevarse algo a la boca. 

En el apartado visual es maravilloso encontrarse con una pieza artesanal como esta, de animación clásica en 2d, con ilustraciones a la acuarela respetando las originales que acompañaban a los libros de Ernest et Célestine de Gabrielle Vincent que son la obra original de la que bebe la película.



Salí encantada de ver una historia llena de poesía, de esas que te dejan con un gusto dulce pero sin empalagar. Una obra que desprende amor en estado puro; amor por lo artesanal, por los niños a los que está dirigida pero también al niño que llevamos dentro consiguiendote arrancar una sonrisa en más de una ocasión.
Es una lástima que sólo esté para ver en muy pocos cines y que pase sin pena ni gloria porque la animación Disney está muy bien pero de vez en cuando habría que darles una oportunidad a obras de arte como esta.

26/12/2013

Feliz Navidad y Mejor 2014.

Estamos en plena Navidad y parece que mi blog se niega a compartir un poco de espíritu navideño, la verdad es que este año se nota cierta falta de ilusión y los problemas familiares no ayudan mucho a sentirse feliz en estas fechas, pero alguna chispa queda y no quiero perderla, así que aquí os dejo estas bellas estampas navideñas para desearos de todo corazón una Feliz Navidad y un Próspero año nuevo.






Con la última no me he podido resistir, tenía que ponerla,y eso que esta segunda parte para mí no ha llegado al nivel de la primera pero sólo con la parte en la que aparece Smaug ya me doy por satisfecha. 




20/11/2013

La Leyenda de Taishokan o la fascinación de Oriente y Occidente por los tentáculos.

En una de las charlas sobre arte japonés titulada "Picasso y la estampa japonesa", descubrí el origen de una de las iconografías más perturbadoras y a la vez más curiosas de la estampa japonesa que será un tema muy atrayente para muchos artistas como Picasso, Manet...


Picasso con un batín inspirado en los kimonos japoneses.
Se trata de la imagen de una mujer que está siendo violada por un pulpo cuyas raíces hay que buscarlas en una conocida leyenda japonesa titulada "La Leyenda de Taishokan":
 "Según la leyenda, Kamatari tenía dos hijas. La mayor, al casarse con el emperador Shomu, se convirtió en la emperatriz Komyo. La hija menor, Kohaku, era elegante y gentil, y tan bella que su fama cruzó los mares y el emperador chino Taizong quedó tan prendado de ella que envió a dos emisarios con el encargo de pedir su mano. Convertida en emperatriz de la gran China de los Tang, ella mandó a construir el templo Kofukuji en Nara, y pidió que se donara un tesoro al templo, que incluía una gema de valor incalculable.Para el traslado del tesoro se dispuso una comitiva de tres mil soldados; pero la noticia se difundió incluso antes de que partiera, y llegó hasta el fondo del mar. Cuando el rey Dragón del Mar tuvo noticia ordenó un ataque a la comitiva china a fin de hacerse con la joya y llevarla a su palacio. Y eso fue lo que sucedió.Cuando la noticia llegó a la capital japonesa y se pudo informar a Kamatari de lo que había sucedido, éste decidió partir para intentar recuperar el tesoro, ahora en manos del rey Dragón. En el sitio le presentaron a una joven y diestra buceadora. Con la intención de recuperar la piedra preciosa, Kamatari urdió una novedosa estrategia; se disfrazó de plebeyo y se casó con la joven submarinista con la que tuvo un hijo. Al cabo de tres años, Kamakari le confesó a su esposa su verdadera identidad para llevar a cabo el plan que había tramado. Kamakari había previsto que su esposa, al saber que su hijo se convertiría en el heredero y, por tanto, en miembro de la corte del clan Fujiwara, accedería a recuperar la joya.Para obligar al rey Dragón a abandonar su palacio y así poder entrar en él, la flota de Kamatari organizó un concierto con los mejores músicos y bailarines de la capital. El rey Dragón y todo su séquito, atraídos por la música, abandonaron el palacio y subieron a la superficie, donde quedaron fascinados con el espectáculo. Mientras tanto, la esposa de Kamatari, con una cuerda atada a la cintura, se sumergió en las aguas y nadó y buceó hasta llegar al fondo del mar. Ya dentro del palacio submarino, se dirigió a la sala del tesoro, y una vez hubo recuperado la joya, haló de la cuerda para que la ayudaran a regresar a la superficie. Nadó con todas sus fuerzas, pero cuando ya estaba a punto de alcanzar el barco que estaba esperándola, uno de los guardias descubrió el robo y salió en su búsqueda. Para poder escapar, la buceadora tenía que poder utilizar las dos manos; en un acto de heroísmo, en vez de defenderse con su daga, la mujer se abrió el pecho y en él metió la joya, mientras agarraba la cuerda que la subía a la superficie. Antes de llegar, a pocos metros de la barca de Kamatari, fue muerta por uno de los dragones marinos. Cuando recuperaron su cadáver descubrieron la joya escondida en su pecho: la mujer había sacrificado su vida por el bien de su hijo. Desde entonces, la gema relució en el pabellón dorado de Kofukuji, entre ceja y ceja de la estatua de Buda. El hijo, al cabo de unos años, se convirtió en ministro de Fusazaki y cabeza del clan Fujiwara."
The Great Woven Cap (Taishokan)


Lo que es una inocente y bella leyenda acabará degenerando más adelante y de mano de los artistas en una temática de parodia en la que la heroína es violada por un pulpo gigante, quizás alguno de los demonios de ese ejército o el propio Dios Dragón que evolucionará en la forma del cefalópodo. 



Esta temática zoofílica nos la podemos encontrar ya dentro del arte japonés allá por el s XVII  en los netsukes, pequeñas piezas talladas con una función práctica,;en la vestimenta tradicional japonesa no había bolsillos por los que se colgaban del cinto o faja(Obi) saquitos de los cuales el netsuke hacia las veces de tope para que no se cayeran.




Más tarde ya en la etapa del grabado Ukiyo-e nos encontramos con esta maravillosa estampa de Hokusai " El sueño de la esposa del pescador de 1814" estampa que llegaría a ser conocida en Europa gracias al fenómeno del Japonismo, ese fenómeno cultural del s. XIX que consistió en la entrada masiva de objetos japoneses de manos de coleccionistas y amantes del arte japonés que influiría en grandes artistas.


Sueño de la esposa del pescador, Hokusai

Mujer y pulpo, Picasso. 
El Pulpo, Felicien Rops

Incluso en la literatura de manos de un gran autor como es Víctor Hugo nos encontramos esa imaginería del pulpo en una de sus novelas " Las trabajadoras del Mar".

Naturalmente si rastreásemos encontraríamos muchísimas más referencias,pero creo que con esta pequeña entrada que trata de despertar el interés se puede tener una cierta idea de está curiosa imaginería.