28/12/2011

Reflexiones sobre la amistad perdida.


Archivo:Dürer Melancholia I.jpg
Melancolía I. Durero.
Ya lo he dicho alguna vez en alguna otra entrada pero es verdad que no suelo contar cosas personales mías por aquí por que siendo algo público me da cierto reparo, quizás en ello haya un cierto miedo a mostrarme vulnerable ya que no me gusta mucho pero reconozco que si no lo suelto aunque sea escribiendo es como una heridita, como una úlcera que necesitas cerrar para poder perdonarte y perdonar a los demás, echando la mirada atrás de este año 2011 que pronto acabará no puedo más que pensar en que de nuevo he vuelto a perder gente por el camino, no por causa natural ya me entendéis, si no por disparidad de caracteres, el primer caso fue cuando me embarqué en el proyecto de una amiga del que por temas laborales finalmente me tuve que apear con gran pena, ella no se lo tomó muy bien y encima después hubo un malentendido, ya que otra amiga común decidió cortar la relación de amistad con esa chica por su cuenta y riesgo y claro rápidamente las sospechas de cizañera cayeron sobre mí por lo que la amistad se fue al carajo, me sentí defraudada y con una terrible sensación de incomprensión por lo que la dejé morir, reconozco que cuando alguien pone en duda mi amistad pues me alejo supongo que es una forma de defensa.

El segundo episodio de pérdida fraternal fue el club de lectura del que alguna vez he hablado por aquí, comencé muy ilusionada y admirando mucho a los que lo habían creado pero...con el tiempo me dí cuenta de que era un mundo cerrado en el que según que sugerencias de tipo literario se tomaban como críticas personales a parte de que últimamente me hacían sentir muy fuera de lugar por lo que de nuevo me sentí fracasada en cuanto a amistad se refiere, al menos con una del grupo por suerte mantengo el contacto.
Es verdad que nunca se me han dado muy bien las relaciones personales de amistad o al menos es la sensación que tengo y reconozco que tiendo a la dejadez cuando veo que las cosas han cambiado, que la vibración con esas personas ya no es la misma por lo que naturalmente la cosa se enfría y se acaba. Lo malo es que luego no hago más que darle vueltas y vueltas pensando que quizás sea yo la culpable, que quizás cierto complejo de inferiodad me hace huir de las personas inconscientemente por lo que siempre me acabo saboteando a mí misma.

Naturalmente a lo hecho pecho como se suele decir, he cerrado unas puertas y bueno por suerte hay muchas que no he cerrado, otras que he abierto encantada y que espero no se cierren; y espero abrir nuevas por supuesto.

Así que después de este aburrido texto que ni os va ni os viene y que os prometo no es una inocentada sólo me queda esperar que mi próxima entrada vuelva a ser interesante.

5 comentarios:

  1. Jeje! Muy bueno lo del final de la inocentada!
    No te preocupes por esas amistades perdidas... pienso que las amistades que merecen la pena perduran en el tiempo por muy poco que te veas y en cuanto vuelves a verte es como si no hubiese pasado el tiempo. Además prefiero tener pocos amigos, pero de los buenos.
    Las amistades que no perduran es porque no merecían la pena de verdad... aunque nos apene...
    Muchos besos y ánimos, de una (espero) nueva amiga, jeje! ;)

    ResponderEliminar
  2. pues somos bastante parecidas entonces...Yo también he cerrado muchas puertas y me he alejado de gente. Creo que esto de alejarse es algo innato en mi, porque lo llevo haciendo mucho tiempo. O sera dependiendo del daño o el tipo de personas.

    Me da mucha pena pensar que la amistad es algo que no existe, la amistad tal como yo la entiendo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, hay que sacar de lo malo lo bueno, y de lo bueno lo malo. Nadie es perfecto y la amistad a veces está teñida de cosas que no gustan. Pero para ello, somos seres humanos, y muchos tropezamos con la misma piedra (más por cabezonería que otra cosa, y yo soy la primera en levantar la mano, no sugiero a nadie).
    Con los años (y tú lo sabes muy bien), que si hay amistad y cariño de verdad, si uno quiere, la magia existe porque a pesar de ogros, batallas atroces y demás, tan sólo queda mostrar las heridas y reirse por tonterías que antes enarbolábamos como la razón absoluta.
    El que te quiere/aprecia y demás, no tiene que poner fronteras, porque como he dicho, todos tenemos algo bueno y algo malo, y el pack como los yogures de hoy en día, no se pueden separar :P.
    Feliz año y no tengas miedo a mostrarte como eres *O*. Sabes que yo te aprecio un montonazo, mi mañica!!

    ResponderEliminar
  4. La verdad que me siento identificado con tu post, a mi en 2011 me pasaron cosas similares, sin quererlo a veces pasan cosas que nos alejan de ciertas amistades pero bueno hay que quedarse con que aunque se pierdan algunas amistades siempre surgen algunas nuevas y las que de verdad son amistades solidas que no hay nada que las pueda derribar, coincido bastante con lo que dice Guacimara en su último párrafo, tiene toda la razón

    ResponderEliminar
  5. Hola mi preciosa Lady V... primero de todo decirte que no me he aburrido en absoluto leyéndote.. al contrario.. en algunas cosas me he sentido muy identificada...

    Las perdidas forman parte de la vida y tienen mucho que ver con como estemos en ese momento... yo no creo que el problema seas tu... simplemente las energías, la gente, la vida va cambiando... creo también, por que a mi me ha pasado, que con el tiempo nos volvemos más exigentes con las amistades y ya no toleramos cosas que quizá antes pasábamos por alto... por ejemplo a mi me pasa que antes si una amiga me trataba con desdén, prepotencia o juzgándome.. lo dejaba pasar y me lo guardaba por dentro haciendo que mi autoestima se bajara hasta limites insospechados... y ahora por suerte hace un tiempo decidí que ya no más... todo aquel que me juzgue, me trate mal, sin cariño, con frialdad, con falta de empatía... se va fuera de mi vida... por que sinceramente, no me vale la pena... también sufría mucho cuando veía que personas dulces, amables y cariñosas que decían que me querían se acababan alejando... sin más... siempre pensaba "¿que he hecho mal?" "¿Se habrán cansado de mi?" pero ahora intento no pensar en eso y simplemente dejar la puerta abierta para los que quieran entrar y salir... siempre y cuando mi "base".. (las personas mas cercanas a mí.. mi pareja etc...) estén conmigo, me he dado cuenta que nada ni nadie me puede dañar... aunque a veces eso se olvida.. y se sufre de nuevo un poquito...

    Un fuerte abrazo mi preciosa y gracias por compartir un poco de tu intimidad ya que también nos ayuda a reflexionar... muaah!

    ResponderEliminar