25 sept. 2010

Sesión doble de anime.

Ayer tarde y para aprovechar un momento de soledad me otorgué el placer de practicar una sesión doble de cine, las elegidas: dos obras del maestro Miyazaki y por tanto creaciones del estudio Ghibli. Anime del bueno en vena.

La primera, "Ponyo en el Acantilado", me ha parecido como todas las pelis de este hombre una maravillosa demostración de ternura y de amor por la naturaleza.
Ponyo es una especie de pez con carita de niña (¡más monaaaa!) que se escapa de la guarida de su padre ,un extraño hechicero que parece ser el guardián del mar por sus continuas preocupaciones por el equilibrio del ecosistema marino. Ponyo acaba subiendo a la superficie y es rescatada por Sosuke,un niño de cinco años que la libera de un tarro de cristal en el que había quedado apresada. Es entonces cuando se establece una estrecho lazo entre los dos que les llevará no separarse pese al caos que eso pueda ocasionar.


He gozado mucho con esta película porque es un cuento de hadas, más infantil eso sí que otras historias un poco más oscuras de Miyazaki pero que rebosa belleza. Me he enamorado de la madre de Ponyo, la diosa del Mar, del pequeño Sosuke y de esas facilidad que tiene el anime para ofrecernos mundos que se derraman y se confunden con lo onírico. Y sobre todo la magia, tan presente en todas las historias de Ghibli.

la otra película, que creo que ya era hora de que viera después de tantos años, es esa pequeña joya que es el emblema del estudio como es el gran Totoro. No me acordaba de ella hasta que el viernes, en el club de lectura vi que mi compi de blog Damned llevaba colgado a Totoro de su mochila y me entraron ganas de verla por fin.
"Mi vecino Totoro" de nuevo nos remite a la Naturaleza, pero está vez el paisaje es interior y está formado por campos de cultivo y árboles. Dos niñas se trasladan junto a su padre a una casa campestre mientras su madre se recupera en un Hospital. En su primer contacto con la vieja casa descubrirán uno curioso seres que una anciana vecina denomina los duendes del polvo (pelusones negros en toda regla). Pero no serán los únicos seres que conozcan la pequeña será la primera en tomar contacto con el espíritu del bosque Totoro y más tarde ambas conocerán a alguno de sus ayudantes.

De nuevo la magia es la protagonista, una historia sencilla, aderezada con el cariño y la ternura de dos niñas que son capaces de ver lo que los adultos no pueden. Preciosa la escena de la parada del autobús, cuando las dos niñas están bajo la lluvia y a su lado se coloca Totoro con esa presencia de peluche gigante achuchable.



Si aún no habéis visto ninguna de las dos os las recomiendo porque pasaréis un rato muy agradable y es convertiréis de nuevo en niños sin quererlo.


9 comentarios:

  1. La de Totoro no la he visto, la otra sí. Yo también he aprovechado esta semana para ver pelis, en mi caso en otro escenario, París^^

    ResponderEliminar
  2. uaaa yo las he visto las dos y la ponyo me fascinó, es magica y preciosa, yo tambien soy fan de los estudios gibli todo lo que sale de ellos es precioso... te recomiendo la tumba de las luciernagas, es menos conocida y mas realista pero maravillosa, yo lloré un poquito :)

    ResponderEliminar
  3. TOTOROOOOOOOO! *.*
    (No hay más que añadir ^^)

    Ponyo no la he visto, pero realmente le tengo ganas :D La conseguiré para el próximo finde.

    Saludos, Vane! :)

    ResponderEliminar
  4. He llegado de vacaciones y he pasado a desearte un comienzo de semanamuy bueno.Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
  5. Tengo muchas ganas de verlas!! he visto todas las anteriores de Miyazaki y son auténticas obras maestras!! y veo que estas dos no se quedan atrás!!!

    ResponderEliminar
  6. me encanta tu nueva imagen de usuario!!!

    ResponderEliminar
  7. Totoro es una película fantástica, tendré que verla otra vez que ya hace mucho tiempo que no la veo. Supongo que ya has visto El viaje de Chihiro, no? Es una de mis favoritas.

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Las dos pelis me encantaron!!!

    ResponderEliminar

Comparte tus impresiones conmigo.